Inicio | Acerca del Autor | E-mail

lunes, 12 de marzo de 2012

Historia de la Geotecnia - La Ingeniería Geotécnica Antes del Siglo XVIII - El Oráculo de Delfos


Ruinas del Oráculo de Delfos (Grecia)

El santuario de Delfos, en el sur de Grecia, fue uno de los lugares religiosos más importantes del mundo antiguo. Se trataba de un templo de piedra, dedicado al dios Apolo, situado en un anfiteatro natural espectacular. Dentro del templo, sentada en el oráculo de Delfos, una mujer especialmente entrenada, respondía a las preguntas con sabias profecías, directamente inspiradas por el dios mismo. El oráculo habló durante mil años, siendo un centro de poder sagrado y de influencia política, hasta que el centro se cerró definitivamente en el año 392 D.C.. 

Cómo trabaja el oráculo no era un secreto. La mujer se sentaba en una pequeña habitación subterránea, inhalando vapores del suelo y bebiendo agua o aspirando vapor del cálido manantial bajo el templo. Entraba en un estado exaltado de la mente y daba consejos, como si estuviera en trance. A veces, ella no tenía mucho sentido, a veces, sus respuestas iban más allá de la mente del interrogador. Por lo menos en una ocasión, entró en convulsiones y murió. 

La pitonisa en trance durante una sesión de consulta al Oráculo

Plutarco, que dirigió el templo durante muchos años, escribió que los gases de la cámara del oráculo olían como a flores dulces. También estudió la historia del templo e hizo algunas observaciones perspicaces. En su época, a finales del siglo I D.C., el oráculo no era considerado tan poderoso como en los viejos tiempos y los gases no estaban a menudo presentes en la cámara. Supuso que los vapores provenían de una fuente interior de la Tierra que fue perdiendo poco a poco su potencia, y pensó que el gran terremoto de 373 A.C. había cerrado algunos de los pasajes que conducen a la superficie. 

Los científicos modernos han tendido a dudar de la explicación de Plutarco, pues parece que su razonamiento estaba equivocado. En las primeras excavaciones importantes en Delfos, a comienzos del siglo XX, no se encontraron fisuras y no detectó ningún gas, pero eso no probaba nada. Las fisuras pueden ser muy pequeñas, y pueden haberse sellado durante los siglos por los depósitos minerales. Y ya se sabía que los gases habían desaparecido. El error estuvo en pensar de donde provenían los gases - hasta hace poco, solamente se donsideraban los vapores calientes procedentes de fuentes volcánicas. 

Plano del santuario de Apolo

Un artículo publicado en agosto de 2001 en la revista Geología describe algunos de los factores geológicos que hacen del templo de Delfos un lugar probable para los gases subterráneos. No sólo hay una falla importante que pasa de este a oeste directamente debajo del templo, sino otra falla recientemente descrita, que corta el sitio en dirección norte-sur. Por lo tanto la roca debajo del templo está llena de grietas, capaces de conducir las aguas subterráneas y los gases. El edificio del templo se asienta sobre varios manantiales actuales y anteriores. 

Además, la región de Delphi está sustentada por una gran cantidad de piedra caliza. La caliza tiende a convertirse en muy porosa a medida que el agua subterránea disuelve los minerales-es por eso que las cuevas se encuentran casi exclusivamente en ese tipo de roca. Y esta no es cualquier piedra caliza, sino una que contiene bitumen (betún), los restos orgánicos que dan lugar a depósitos subterráneos de petróleo y gas natural. 
El equipo de investigación, dirigido por Jelle Z. de Boer, de la Wesleyan University, examinó las piezas de mármol travertino, piedra caliza de una estalactita depositada por un antiguo manantial, para verificar que gases podrían estar atrapados. También buscaron los gases de hidrocarburos en el agua del manantial moderno. Gases ligeros de metano y etano se detectaron en cantidades medibles. 

Sin embargo, el gas revelador encontrado encontrado por el equipo de de Boer, fue etileno. También encontraron etileno en otros "manantiales de gas" griegos y en pozos naturales de alquitrán. El etileno es un gas industrial importante actualmente, por lo que sabemos mucho sobre él. En primer lugar, es un anestésico eficaz que produce euforia y estimula el sistema nervioso. En segundo lugar, tiene un olor dulce. 


Como resultado, tenemos una explicación convincente de cómo funcionó físicamente el Oráculo de Delfos. De Boer concluye: "Nuestra investigación ha confirmado la validez de las fuentes antiguas en prácticamente todos los detalles, lo que sugiere que su testimonio sobre la geología (del sitio) es de más valor de lo que ha sido recientemente considerado". 

Una cuestión que sigue siendo incierta, es la fuente de calor para vaporizar los gases y calentar los manantiales. De Boer sugiere, sin citar fuentes, que la actividad a lo largo de fallas puede producir calor suficiente como para dar cuenta de los efectos. Es cierto que los movimientos de las fallas generan calor ( suficiente para derretir la roca en realidad, en algunos casos ), pero también debe considerarse la energía liberada por los microorganismos subterráneos, que comen petróleo. Esta es una nueva área de investigación, y se está visa en la Tierra a cada vez mayor profundidad.

'Sacerdotisa de Delfos' (1891)
John Collier

Desafío Geotécnico

Los antiguos griegos construyeron un templo en una zona de montañas rocosas (blandas por tratarse de calizas), en donde se aprovechó un complejo entorno geológico constituido por una emanación de vapores y manantiales de agua caliente, para construir además de las edificaciones sacras, una cámara subterránea que sirvió como escenario de dramáticos acontecimientos, que sirvieron para modelar la historia de la humanidad, y probablemente de la Ingeniería Geotécnica.

Es notable el desarrollo de los arquitectos y maestros constructores griegos, que supieron aprovechar la geología y el relieve del área para adaptar el santuario y recrear un espectacular paisaje.


Ir al Índice de Entradas 1-50 ...
Guardar en PDF

1 comentario: