Inicio | Acerca del Autor | E-mail

sábado, 31 de marzo de 2012

Historia de la Geotecnia - Citas Destacadas de Terzaghi


En su página Geoengineering.org, Dimitris P. Zeccos, extractó del libro del Prof. Richard E. Goodman, titulado "Karl Terzaghi: The Engineer as Artist" algunas importantes citas del Padre de la Mecánica de Suelos, que son consideradas consejos y experiencias de gran importancia para aquellos interesados en la Ingeniería Geotécnica. 
"Desafortunadamente, los suelos se fabricados por la naturaleza y no por el hombre, y los productos de la naturaleza son siempre complejos ... Tan pronto como se pasa del acero y el concreto al suelo, la omnipotencia de la teoría deja de existir. El suelo natural nunca es uniforme. Sus propiedades cambian de punto a punto, mientras que nuestro conocimiento de sus propiedades se limita a los pocos sitios en que las muestras han sido recogidas. En la mecánica de suelos la exactitud de los resultados calculados nunca supera a la de una estimación aproximada, y la función principal de la teoría consiste en que nos enseña qué y cómo observar en el campo." 
"Al utilizar la experiencia adquirida en el diseño de una nueva estructura se procede por analogía y ninguna conclusión, por analogía, puede considerarse válida a menos que todos los factores vitales involucrados en los casos objeto de comparación, sean prácticamente idénticos. La experiencia no nos dice nada sobre la naturaleza de estos factores y muchos ingenieros que están orgullosos de su experiencia, ni siquiera sospechan de las condiciones exigidas para la validez de sus operaciones mentales. Por lo tanto nuestra experiencia práctica puede ser muy engañosa, a menos que se combine en ella una concepción bastante precisa de la mecánica de los fenómenos en estudio." 


"... Una vez que una teoría aparece en la hoja de preguntas de un examen de la universidad, se convierte en algo para ser temido y creído, y muchos de los ingenieros que fueron beneficiados por una educación universitaria aplicaron las teorías sin sospechar siquiera los estrechos límites de su validez. "  
"... Cualquier intento de detener el asentamiento sin hacer la investigación preliminar propuesta sería una apuesta irresponsable. Puesto que he sido testigo de muchas apuestas de este tipo, puedo decir por experiencia personal, que los ahorros asociados con investigaciones preliminares insuficientes, están totalmente fuera de proporción con los riesgos financieros."  
"Estas organizaciones gubernamentales tienen una gran reticencia a aceptar responsabilidades, siempre quieren estar cubiertas por algo, y un factor de seguridad - que es algo tangible. Por eso, cuando el General le pregunta al Capitán: "¿Cuál es el factor de seguridad de la presa?" - "1,51" [es la respuesta], y entonces es feliz."  
"La única cosa de la que un ingeniero debe tener miedo es del desarrollo de condiciones de trabajo que no ha previsto. Los planos de construcción no son más que un sueño deseado. Tengo la impresión de que la gran mayoría de las rupturas de presas fueron debido a la construcción negligente y no a defectos de diseño." 


"La Mecánica de Suelos llegó a la frontera entre la ciencia y el arte. Yo uso el término "arte" para indicar los procesos mentales que conducen a resultados satisfactorios sin la ayuda del razonamiento lógico paso-a-paso... Para adquirir la competencia en el campo de la ingeniería de movimientos de tierra hay que convivir con el suelo. Uno debe amarlo y observar su desempeño no sólo en el laboratorio sino también en el campo, para familiarizarse con muchas de sus múltiples propiedades que no están descritas en los registros de perforación ... " 

4o Congreso Internacional de Mecánica de Suelos, Inglaterra, 1957 

"Presenté mis teorías e hice mis experimentos con el propósito de establecer una ayuda en la formación de una opinión correcta y me di cuenta con espanto, que todavía son consideradas por la mayoría como un sustituto para el sentido común y la experiencia." 

Cuando Yves Lacroix le preguntó a Terzaghi cuánto tiempo debería gastar escribiendo su informe, él recibió el siguiente consejo: "Gaste en éste tanto tiempo como sea necesario para informar al lector con tan pocas palabras como sea posible, acerca de todos los hallazgos significativos y acerca de las características esenciales de las operaciones de construcción que se han realizado." 

"Demostrando el viejo adagio de que los resultados no dependen de la perfección del equipo, sino de la verdad de la proposición ... Mientras más simple y barato sea el aparato, mejor expresa el propósito y por lo tanto uno puede profundizar en un proceso que está siendo investigado, aprobar o rechazar y postular de nuevo, sin perder tiempo y dinero. Instrumentos más costosos y sensibles, pertenecen a la situación en la que uno ya tiene un dominio claro de los fenómenos naturales y donde hay un valor en la obtención de números de refinados. Cuando uno empieza a experimentar con aparatos costosos, se convierte en un esclavo de ese aparato y del experimento, en lugar de servir para establecer la veracidad de una idea valiosa, sólo sirve para establecer un hecho, pero nunca para establecer una ley." 


"La teoría es el lenguaje por medio del cual las lecciones de la experiencia puede ser expresadas claramente."  
"La teoría -e incluso la teoría muy rigurosa- es necesaria para la formación y el desarrollo de nuestra capacidad para interpretar correctamente lo que observamos, pero al mismo tiempo, solamente con la teoría no podríamos lograr nada en absoluto en el campo de la ingeniería de movimientos de tierra, y mientras más hechos concretos podamos acumular, mejor. Siempre pierdo los estribos con las personas que piensan que han captado la esencia misma de la sustancia después de que han tenido éxito en representar alguna fase artificialmente simplificada de la misma por medio de complicadas integrales triples, mientras que al mismo tiempo, se han olvidado de cómo se ve realmente el suelo. La observación aguda es al menos tan necesaria como un análisis penetrante."  
"La ingeniería es un deporte noble ... pero equivocarse ocasionalmente es parte del juego. Ambicione ser el primero en descubrir y anunciar sus errores .... Una vez que usted comienza a sentirse tentado a negar sus errores ante la evidencia razonable, usted ha dejado de ser un buen deportista. Usted es ya un testarudo o un cascarrabias.

En "Geotecnia del Ingeniero", Henri Cambefort cita otra frase célebre de Terzaghi presentada en el 1er Congreso de Mecánica de Suelos en Harvard (1936): "Si alguien desea interesarse con provecho en el campo de las cimentaciones, no solo debe conocer la teoría fundamental, los métodos de ensayo y una estimación de posibles errores, sino que precisa poseer además una experiencia que se adquiere mediante la práctica, por medio de observaciones, en las obras."

Hoja Filatélica en homenaje a Terzaghi lanzada por la Universidad de Graz

En ese Congreso también dijo: "La mayor parte de la formación universitaria de los ingenieros civiles consiste en la absorción de las leyes y reglas que se aplican a materiales relativamente sencillos y bien definidos, como el acero o el concreto. Este tipo de educación genera la ilusión de que todo lo relacionado con la ingeniería debe y puede calcularse sobre la base de suposiciones a priori. Como consecuencia, los ingenieros imaginaron que la ciencia de cimentaciones consistiría en llevar a cabo el siguiente programa: Perfore un agujero en el suelo. Envíe las muestras de suelo obtenidas del sondeo a un laboratorio mediante un aparato estandarizado, servido por autómatas de conciencia humana. Recoja los gráficos, para incorporarlos en las ecuaciones y calcule el resultado. Dado que el pensamiento ya había sido realizado por el hombre que derivó la ecuación, los cerebros no son más que necesaria para asegurar el contrato e invertir el dinero. El último remanente de este período de optimismo injustificado todavía se encuentran en los intentos de para prescribir fórmulas sencillas para el cálculo del asentamiento de los edificios o del factor de seguridad de las presas contra la tubificación. Ninguna de estas fórmulas, posiblemente, puede obtener sino ignorando un considerable número de factores vitales."

En 1951, Terzaghi sentenció estas famosas frases:

"El análisis de las cimentaciones se define adecuadamente como un mal necesario. Si un edificio se construye sobre un afloramiento de roca firme este no precisará una cimentación. Por lo tanto, en contraste con el edificio en si mismo, que satisface unas necesidades específicas, seduce al sentido estético, y ubica sus materiales con orgullo, las cimentaciones sirven meramente como un remedio para las deficiencias que la caprichosa naturaleza ha dado para el apoyo de la estructura en el lugar seleccionado. Conociendo que no hay gloria unida a las cimentaciones, y que las fuentes de los éxitos o fracasos se esconden profundamente en el suelo, las cimentaciones en los edificios se han tratado siempre como hijastros; y sus actos de venganza por la falta de atención pueden ser muy embarazosos.
"La buena ingeniería exige seguir el siguiente procedimiento frente a los problemas hidráulicos de suelos: el proyecto se ejecuta fundándose en los resultados de una investigación, pero teniendo el cuidado durante el periodo de construcción y, si es necesario, durante varios años posteriores se efectúen observaciones en la obra, para determinar si, y hasta qué punto, las condiciones reales del suelo difieren de las supuestas.
"Cada trabajo es un experimento a gran escala. La información obtenida a partir de estos experimentos no puede ser asegurada por ningún otro medio. Es de inestimable valor en conexión con el futuro trabajo de construcción de naturaleza similar, siempre que las observaciones fueran fiables y lo suficientemente completas para permitir una interpretación definitiva adecuada."

En el prólogo a la primera edición, 1948 de 'Soil Mechanics in Engineering Practice', Terzaghi señaló:

"Desafortunadamente las actividades de investigación en mecánica de suelos... distrajeron la atención de  muchos investigadores y docentes de las múltiples limitaciones impuestas por la naturaleza a la aplicación de la matemática a los problemas de ingeniería de tierras... En la inmensa mayoría de los casos no se necesita más que una predicción grosera, y si dicha predicción no puede ser realizada con medios simples, no puede ser realizada en absoluto."

'He escatimado un poco en la cimentación, pero nadie lo notará nunca!!'
Caricatura presentada en la ASCE Settlement Conference de 1964 

A propósito de la importancia del Karl von Terzaghi en el desarrollo de la Mecánica de Suelos moderna, en abril 24 de 2011, el diario El Mundo de España publicó la siguiente editorial, que transcribo para profundizar sobre diferentes aspectos de la vida del ingeniero, incluso su faceta política:

Karl von Terzaghi, creador de la mecánica de suelos

La ingeniería de suelos es principio fundamental para la cimentación de las obras civiles. Por su definición, Terzaghi hace parte de la galería de la fama de la ingeniería. 
En 1911, el ingeniero Karl von Terzaghi (Praga 1883, Massachusetts 1963) obtuvo su doctorado en ingeniería de la Universidad de Graz, Austria, gracias a la publicación de sus estudios sobre la construcción de estructuras especializadas para centrales hidroeléctricas, los mismos que luego fueron base de los estudios que lo llevaron a publicar el Erdbaumechanik, en 1925, libro considerado fundamento de la mecánica de suelos, y en consecuencia de la ingeniería civil y la geología. Antes de morir, y en colaboración con Ralph Brazelton Peck, dejó otra obra que se considera infaltable en la biblioteca de todo ingeniero: “Mecánica de suelos en la práctica de la ingeniería”.

Guiado por su padre, un militar austríaco, buscó primero su camino en la milicia y participó en la Primera Guerra Mundial. En las filas del Ejército se encontró con la ingeniería y la construcción, conocimientos por los que abandonó las armas y comenzó sus estudios, hasta obtener el doctorado y ganar fama por sus grandes aportes a la solución de problemas constructivos en grandes obras, especialmente centrales hidroeléctricas, que fueron parte de sus intereses más caros y fundamento para el desarrollo de sus estudios del suelo “como un material de ingeniería cuyas propiedades pueden ser medidas con instrumentos estandarizados”. Los constructores contemporáneos reconocen su carácter de pionero y su valor como referente que demanda que todo proyecto comience con un buen estudio de suelos.

En virtud del reconocimiento que ganó con su primera publicación científica, fue invitado como profesor del Instituto Tecnológico de Massachusetts, donde permaneció entre 1925 y 1929, antes de regresar a su natal Europa. En el Viejo Continente desarrollo actividades de consultoría y docencia durante nueve años, que para muchos de sus biógrafos fueron los más activos y fructíferos en sus aproximaciones a las bellas artes y la política. Entonces, ganó prestigio de gran conversador y como formador de intelectuales y profesionales de la ingeniería.

De aquellos años datan sus principales conceptos no técnicos y la razón por la cual convirtió a Estados Unidos en su segunda patria, al punto de que obtuvo la nacionalidad en 1943. Como profesor y consultor, fue invitado de nuevo a Rusia, hecho que le permitió palpar en persona las realidades del comunismo que por los años treinta gozaba de cabal salud y mucho prestigio entre ciertos círculos académicos autoconsiderados “progresistas”. El contacto con lo que allí pasaba lo “horrorizó” al punto de que se proclamó opositor al régimen comunista, al que denunciaba porque sus verdaderas expresiones eran “la brutalidad y el caos”. Aquel fue el principio de una serie de duras confrontaciones con el totalitarismo al que le coqueteaban los europeos.

Dado su prestigio profesional, fue invitado por el propio Adolf Hitler a participar del grupo responsable del diseño del centro nazi de Nuremberg, sede de los más famosos mítines del dictador. Por cuenta de esa participación se ganó señalamientos que en 1936 lo llevaron a publicar su más célebre frase de carácter político: “La Patria me muestra como un nazi, los nazis como un bolchevique y los bolcheviques como un idealista conservador. Por cierto, solo uno de los tres podría tener la verdad y ese es el bolchevique”. Su sentencia constituye para Occidente un legado tan importante como el que tuvo la Ingeniería con sus estudios de suelos. Y es que ella resume, como pocas otras, que la libertad y la razón son fundamento de la democracia y la civilización contemporáneas, las mismas que estuvieron en peligro en la Segunda Guerra Mundial y que no dejan de enfrentar las amenazas de organizaciones extremistas.

En 1938, vísperas de la gran tragedia, abandonó su continente natal y se afincó en la Universidad de Harvard, donde permaneció como profesor e investigador hasta sus 70 años, cuando cumplió la edad de retiro forzoso. Fruto de sus investigaciones, legó a la ciencia cinco libros y distintos ensayos académicos. Gracias a ellas es recordado por la central hidroeléctrica de Columbia, Canadá; el premio Karl Von Terzaghi, entregado desde 1960 por la Sociedad Estadounidense de Ingeniería Civil, y la Biblioteca Terzaghi y Peck, del Instituto Geotécnico de Oslo. Para la humanidad es un orgullo un ciudadano global, con su sapiencia académica y lucidez política.

Referencias:

  • Cambefort, Henri. Geotecnia del Ingeniero: Reconocimiento de Suelos. Editores Técnicos Asociados. Barcelona. 1975. 425 pp.
  • Diario 'El Mundo'. Ed. 24 de abril de 2011. Editorial sobre el desarrollo de la Mecánica de Suelos Moderna. España.
  • Pezzetti, Giorgio. La progettazione del monitoraggio - Criticità e Scelte. Bergamo, 30  Novembre 2011. PROGETTARE INTERVENTI DI INGEGNERIA GEOTECNICA AMBIENTALE ALLA LUCE DELLE NTC.
  • Terzaghi, K.; Peck, R.B. Soil Mechanics in Engineering Practice. John Wiley & Sons. 1st Edition. 1948.
  • Zekkos, Dimitris P. Terzaghi Quoteshttp://www.geoengineer.org.

Guardar en PDF

2 comentarios: